Blog

precio vivienda Isla Baleares

El coste de la vivienda en las islas aumentó un 7,9 por ciento este mes de julio

El precio de la vivienda nueva y usada registró un incremento interanual del 4,9 por ciento durante el mes de julio, el mayor incremento desde enero de 2019, según estadísticas de Tinsa IMIE General y Grandes Mercados. En las Islas, el coste de la vivienda aumentó un 7,9 por ciento este mes.

Este avance fue impulsado por las capitales y las grandes urbes, que consolidaron su recuperación y se apreciaron un 1,6 por ciento en julio respecto al mes anterior y un 4 por ciento respecto al mismo mes del año anterior.

La costa mediterránea y las islas en julio mostraron la mayor tasa de crecimiento anual de los últimos doce meses, 8,4 por ciento y 7,9 por ciento, respectivamente. Estos altos porcentajes se explican, según Tinsa, en la comparación con el mes de julio de 2020, período en el que se empezó a vislumbrar el efecto de la crisis sobre los precios en estas zonas.

“La costa mediterránea destaca por cuarto mes consecutivo por la ralentización experimentada en el mismo período de 2020 y moderando los incrementos respecto al mes anterior”, explica Andrea de la Hoz, analista senior del Servicio de Estudios Tinsa.

«Baleares y Canarias, por su parte, muestran una fuerte recuperación de las caídas vividas en julio del año pasado y mantienen la tendencia alcista iniciada en 2021», añadió.

Asimismo, las áreas metropolitanas registraron un aumento interanual del 5,8 por ciento en julio, seguidas de las capitales y grandes ciudades, con un 4 por ciento.

En las localidades más pequeñas ubicadas en el interior de la península y en la costa atlántica, agrupadas en ‘Resto de municipios’, el precio de la vivienda registró un incremento del 3,5% en el séptimo mes del año.

El precio medio en España está un 21,3 por ciento por encima del mínimo registrado tras la crisis financiera de 2008, según Tinsa.

Por encima de la media, destacan las islas, con un incremento del 32,8 por ciento desde sus mínimos; capitales y grandes urbes, con un 30,8 por ciento, y la costa mediterránea, que, a pesar de apreciarse un 23 por ciento desde su mínimo poscrisis, sigue estando un 39,7 por ciento por debajo de los máximos alcanzados en 2007.